jueves, 31 de octubre de 2013

HUESOS DE SANTO DE AVELLANA Y CHOCOLATE

El otro día fui a comprar al súper. Cuando fui a pagar, la cajera me preguntó si tenía 17 céntimos. Y la entendí. La entendí!!! Y sentí la mayor alegría del mundo, casi le doy dos besos a la muchacha. Corrí a casa, llamé a Javi al despacho, y le grité: ''He entendido a la cajera del súper!! La he entendido!!!''. Colgué, llamé a mi madre, y repetí la operación.

Así que os podéis imaginar que me está costando un poco el tema del idioma. Y eso me lleva a echar de menos absolutamente cualquier cosa que me recuerde a casa. Por eso, y aunque creo que solo había comido dos veces huesos de santo en mi vida, cuando la semana pasada vi que tenia una cajita de los mismos que mi marido me había traído de Madrid, me emocioné muchísimo, me los comí todos, y decidí que tenía que reproducirlos.




No tenía ni idea de como se hacían, pero por suerte tengo en mi poder este libro que perteneció a la abuela de Javi (es de 1930), y de ahí saqué la receta (no creáis que ha sido fácil, que a ver quién sabe cuanto es ''un poco de agua'', o cuantos grados tiene que hervir un ''almíbar'' sin más señas. Si no fuera por san google, a saber qué hubiera salido...)






Así que este año, para sentirme cerca de casa,  me voy a poner ciega a castañas, panellets, y a huesos de santo. 
Yo los he hecho clásicos, y luego he inventado un par de variaciones: capuccinos, y de chocolate y avellana. Os dejo la receta de estos últimos, que son los que me han gustado más. Están para morirse!! 





INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

PARA EL MAZAPÁN

(con estas medidas me salieron ni más ni menos que 47 huesos de santo... si sóis pocos en casa haced la mitad)

- 250 gr de almendra molida
- 75 gr de avellana molida
- 200 gr de azúcar
- 100 ml de agua.

En primer lugar, preparamos un almíbar con el azúcar y el agua. Cuando el almíbar llegue a 115º (o punto de bola floja), lo retiramos del fuego, y añadimos la almendra y la avellana previamente mezcladas.

Trabajamos la masa con un robot de cocina, o sobre una superfície embadurnada con azúcar glass, para que no se pegue ( es súper pegajosa!!)
Cuando tengamos una masa, que a pesar de ser pegajosa, sea lisa, hacemos una bola, la envolvemos en film, y la metemos en la nevera. (en el libro indicaba que con una hora de nevera bastaba, pero yo lo tuve toda la noche, y lo trabajé a la mañana siguiente)

Sacamos la masa de la nevera, y la alisamos con un rodillo (yo la coloqué sobre un papel de hornear, y usé el rodillo antiadherente de fondant, os lo recomiendo, porque a estas alturas la masa sigue siendo un poco pegajosa!!).

Cuando la hayamos extendido (que quede de forma más o menos rectangular), marcamos toda la masa con rallas verticales, con ayuda de un palito (yo usé una brocheta de pinchito) previamente bien untada con azúcar glass, para que no se os pegue.

Y ahora cortamos cuadraditos del tamaño que queramos (que no sean muy grandes, que los huesos de santo suelen ser pequeñines). 

Con ayuda de un palillo chino (o algún palo gordito que tengáis por casa), le damos al cuadradito forma cilíndrica. Lo enrollamos sobre el palo, sellando los extremos con las manos.

Y los dejamos secar (yo los tuve dos horas secando al aire)




PARA LA CREMA DE YEMA Y CHOCOLATE

- 5 yemas
- 1 cucharadita de cacao puro en polvo
- 125 gr de azúcar
- 50 ml de agua

Batimos un poco las yemas, y las ponemos al baño maría.

Mientras tanto, hacemos un almíbar con el agua y el azúcar. Cuando alcance los 110º (punto bola floja, también), se lo añadimos a las yemas, mientras removemos.
Mantenemos la mezcla al baño maría durante una media hora, removiendo frecuentemente, hasta que espese mucho.
Cuando la retiremos del fuego, le añadimso la cucharadita de cacao, y removemos para que se integre bien.

Y ahora se trata solamente de rellenar nuestros cilindros de mazapán, con ayuda de una manga pastelera.

Una vez que los tenemos rellenos, preparamos un glaseado con azúcar glass y agua (los que me trajo Javi tenían una capa de glaseado muy muy gruesa para mi gusto, yo he hecho una glasa más líquida, que bastante azúcar llevan ya), con la proporción que nos guste (a más azúcar, más espeso), y bañamos los huesitos en ella.
Los dejamos secar en una rejilla, y listos para comer!!



Son un poco laboriosos, la verdad, pero una vez al año, vale la pena hacerlos!!





Espero que os gusten!!


15 comentarios:

  1. Ummmm! Que buenos Rebeca, te cogeré prestada la receta y los haré. Un biquiño guapa. La Caja de las Delicias

    ResponderEliminar
  2. Gustar??? Me encantan!! Te han quedado ideales! Besos

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado estupendos, son una delicia!! No te desesperes que llevas poco tiempo, seguro que en unos meses más estás hablando el idioma sin problemas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  4. Que pinta tremenda!! Me han encantado. Con lo del idioma te entiendo, mi mamá es brasilera y me cuenta que cuando vino a Argentina no entendía nada de lo que decían (mi papá hablaba un poco de portugués) y ahora ella habla españortugues Jajajaja
    Besos y suerte!
    Sweet or Salty

    ResponderEliminar
  5. Rebeca que me alegro un montón que ya vayas entendiendo algo el idioma preciosa, no me extraña que llamaras de seguida a todos tiene que ser una inmensa alegría jejejeej....de los huesos de santo que te puedo decir, que se ven de un lujo superior riquísimossssss!!!!! Besitos guapetona.

    ResponderEliminar
  6. Que bien te han quedado¡¡¡ y seguro estan mucho mejor que los que se compran, besos

    ResponderEliminar
  7. Te quedaron perfectos. Yo siempre los he visto, pero nunca los he probado! Si, lo sé, un pecado!

    ResponderEliminar
  8. Pues se ven tan ricos o mas que los de las pastelerías.........bueno que digo, seguro que mas porque serán mas sanos y mas artesanales imposible. Enhorabuena por tus avances en idioma y en cocina.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  9. Muy bonitos y seguro que deliciosos, aunque den un poco de trabajo. Cuanto me alegro que lleves mejor lo del idioma porque aísla mucho el no entender lo que te dicen. Bss.

    ResponderEliminar
  10. Me han encantado y deben estar de lujo!! Tomo nota para probarlos en cualquier época del año. Acompañados de un delicioso café deben salirse de ricos... Me alegro de que lleves un poco mejor lo del idioma. Ya verás como poco a poco se irá haciendo más llevadero... Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  11. MMmm Que ricos! como te han quedado los huesos de santo! Tienen que estar deliciosos! Besos y buen puente!

    ResponderEliminar
  12. Han de estar buenísimos.
    Un saludo:)

    Kui_Netes

    ResponderEliminar
  13. No los he provado nunca pero tiene que estar deliciosos!!!! Aix, niña, que me emocionas! que lindo lo que te sucedió con la cajera, emocionante, porqué no! Poquito a poco! Y sigo sin saber donde estás, jajajaja, no lo recuerdo, pero lo encontraré, jeje!
    Besitos y feliz semana, guapa!

    ResponderEliminar
  14. claro que me gustan, saboreando me tienes chica. Están super chulos.
    besito

    ResponderEliminar