viernes, 19 de diciembre de 2014

GOFRES BELGAS

Vivo a escasas dos horas de Bélgica. Eso es bueno por varios motivos. Uno de los principales son los gofres. Me encantan!!
Pero aunque no hay visita al país vecino en la que no me coma uno (o dos, o cinco), dos horas de ida y dos de vuelta es algo un poco excesivo cada vez que quiero un gofre.
Así que normalmente cuando quiero uno, me lo preparo yo.

He dado con una receta que me gusta mucho muchísimo. Igual no tiene el mismo encanto comérmelo en casa que en la plaza Real de Bruselas, pero están igual de buenos.




Los he preparado con mi gofrera, que es de esas redondas que hacen los gofres finitos, y están ricos.



Pero para esta receta me gusta más como quedan en formato gofre gordito (el formato de toda la vida, vaya); así que me alegré cuando desde silikomart me propusieron trabajar con este molde de silicona



Así puedo hacer gofres de los de toda la vida sin necesidad de comprarme una (otra) gofrera. Se mete en el horno sin problemas; se usa fácil, se limpia fácil, y ocupa poco; y sobretodo esto último me viene de perlas. Quién no come gofres, es porqué no quiere.


INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

- 4.5 gr de levadura de panadería
- 40 ml de leche templada
- 1 1/2 cucharada de azúcar
- 145 gr de harina
- 2 huevos M
- 100 gr de mantequilla
- 75 gr de azúcar moreno

Disolvemos la levadura en la leche, añadimos el azúcar y removemos bien.  Dejamos reposar unos 15 minutos. Nos tienen que salir burbujitas en la superficie, eso es que levadura está actuando.

Mezclamos la harina con la masa de la levadura. Como hay mucha harina no quedará homogeneo, deberá quedarnos algo así




Añadimos los huevos, uno a uno, y amasamos bien, hasta que estén integrados. 

Añadimos la mantequilla cortada en cuadraditos pequeños,  y amasamos hasta que no quede ningún resto de mantequilla visible en la masa. Deberá quedarnos algo así.





Dejamos reposar la masa 30-45 minutos.

Añasimos el azúcar moreno, y lo distribuimos bien por la masa.

Precalentamos el horno a 175º mientras la masa reposa.

Rellenamos nuestro molde (la masa es muy pegajosa y poco líquida, así procuramos poner la misma cantidad para cada gofre y nos ayudamos con una espátula para aplanar un poco la superficie, pero no hace falta que quede perfecto)

Horneamos 10-15 ,minutos.

Desmoldamos con cuidado, y volvemos a meter los gofres en el horno para que acaben de dorarse por arriba.



La masa puede parecer un poco trabajosa al llevar tiempos de espera, pero no es nada complicada, y vale la pena el esfuerzo. El sabor es delicioso!!!
Estos gofres cuanto antes nos los comamos mejor, están buenísimos en caliente también. 
Si los vamos a hacer de un día para otro, pierden esponjosidad. Si nos sobra alguno y lo queremos para el día siguiente, os recomiendo calentarlo un poco antes de comerlo.


Podemos acompañarlos de nata y nutella, y ya tenemos la merienda perfecta.




Espero que os gusten!

lunes, 8 de diciembre de 2014

BIZCOCHITOS DE AVELLANA CON GLASEADO DE NUTELLA

A pesar de que es de dominio público que un bebé recién nacido te quita mucho tiempo, jamás llegué a imaginarme que podría quitarme tanto. Todo el tiempo, de hecho.
Mirzet nació el 18 de octubre; eso me sitúa como mamá de un bebé de 7 semanas. 7 semanas en las que he estado muy feliz, pero muy muy cansada, y ocupada a tiempo completo.

Por suerte mi madre ha venido a echarme una mano unas semanas, y desde que llegó, a parte de volver a comer cosas que alimentan y tener el baño limpio como los chorros del oro, tengo un poquito de tiempo para mi. Y en vez de dormir, en la primera oportunidad que he tenido me he metido en la cocina.

Y me han salido estos bizcochitos de avellana. Densos, jugosos, y con mucho sabor a avellana. Y como me parecía poco y aprovechando que dicen que si amamantas al bebé quemas un montón de calorías, les he añadido un glaseado de nutella que les da un punto dulce maravilloso.




INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

PARA LOS BIZCOCHOS

(salen  8 minibozcochitos en un molde de tamaño similar al de los cupcakes. Os pueden servir estas cantidades para un molde redondo de 15 cm de diámetro)

- 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 140 gr de azúcar moreno
- 80 gr de avellana molida
- 70 gr de harina
- 1 cucharadita de levadura
- 50 ml de buttermilk*
- 75 gr de pepitas de chocolate
- 25 gr de avellanas troceadas



* Si no encontráis buttermilk, usad 50 ml de leche, añadidle una cucharadita de zumo de limón, removed bien, y dejad reposar diez minutos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté totalmente integrado. Unos 3 minutos con la batidora eléctrica a media-alta potencia.

Añadimos los huevos uno a uno, batiendo lo justo para que se integren cada vez.

Mezclamos la harina, la avellana molida, y la levadura. Añadimos la mitad a la mezcla anterior, y mezclamos hasta que se integre.

Añadimos la buttermilk, y volvemos a mezclar hasta integrar

Añadimos el resto de la harina, y volvemos a mezclar lo justo para que los ingredientes se integren.

Añadimos a la masa las pepitas de chocolate y las avellanas, y mezclamos bien con una espátula.

Horneamos, con el horno precalentado a 180º durante 20-25 minutos. Hasta que al pinchar con un palillo éste nos salga limpio, aunque no seco.

Mientras dejamos que se enfríe, preparamos el glaseado.



PARA EL GLASEADO DE NUTELLA

- 2 cucharadas de nutella
- 2 cucharadas de leche
- 1/2 cucharada de azúcar glass

Calentamos todos los ingredientes a fuego bajo, y cuando esté todo integrado, rociamos los bizcochitos por encima, antes de que se enfríe el glaseado.



Y aunque ya llevan muchas avellanas, podemos ponerles una más encima, que queda mona.




Espero que os gusten!!

Y como mami novata que soy, estoy encantada con mi bebé y me parece guapísimo (a alguna madre no le parecen guapísimos sus cachorros??), así que no me resisto a enseñároslo.
Os presento a Mirzet, el ladrón de mi tiempo



En la medida en que él me lo permita, espero ir retomando la actividad en el blog. De momento estoy encantada con haber tenido tiempo para escribir todo el post de un tirón.
A ver si tengo suerte y puedo dormir una pequeña siesta también :)


viernes, 31 de octubre de 2014

PANELLETS 2.0 (de avellana y de chocolate intenso)

Es tiempo de panellets. Ahora que estoy lejos de casa, parece que comerlos me hace sentir más cerca. Así que no he querido dejar pasar el mes de octubre sin prepararlos.
Publiqué en su día la receta de los panellets de piñones, panellets de chocolate, y de chocolate blanco (la podéis encontrar aquí).

Y hoy os traigo unos muy ricos, que tienen como ingrediente estrella la avellana y el chocolate, que ya se sabe que es una mezcla deliciosa.





INGREDIENTES Y PREPARACIÓN 

PARA LA MASA BASE

- 250 gr de avellana molida
- 175 gr de azúcar
- 150 gr de moniato asado

                          


PANELLETS DE AVELLANA

- 250 gr de chocolate con leche(para cubrirlos)

Amasamos todos los ingredientes para la masa base,  justo hasta que estén bien mezclados y nos quede una masa moldeable. No queremos mezclar demasiado, o quedará la masa muy blandita.

Les damos la forma que queramos. Horneamos, con el horno precalentado a 220º durante 8-10 minutos.

Dejamos enfriar por completo.

Deshacemos el chocolate, y cubrimos con él los panellets. Dejamos solidificar.



PANELLETS DE CHOCOLATE INTENSO

- 1 cucharada de cacao puro en polvo
- 2 cucharadas de azúcar glass para el acabado.


Amasamos todos los ingredientes para la masa base, junto con una cucharada de cacao puro en polvo.

Les damos la forma que queramos, en mi caso, pequeñas bolitas un poco aplastadas.

Horneamos a 220º durante 8-10 minutos




Dejamos enfriar. Rebozamos en azúcar glass. Podemos decorarlos con pequeñas pepitas de chocolate.




Espero que os gusten!!

lunes, 6 de octubre de 2014

TARTA DE CALABAZA DE MI TÍA AURELIA

Desde hace un tiempo, siempre que voy a algún sitio y me gusta el postre, pido la receta. No digo lo típico de ''ay, tienes que darme la receta'', si no que pido papel y boli, y hago que el pobre anfitrión vaya a buscar la receta y me la dicte.

Esta tarta la probé en casa de mi tía Aurelia. Me gustó muchísimo, porque me pareció original que una tarta de calabaza no llevara especias; me encantó el sabor y la textura. Y cuando me dió la receta, me gustó todavía más, porque me pareció la tarta de calabaza más fácil de hacer del mundo.




Me he decidido a hacerla con solo un par de cambios sobre la receta que me dió mi tía.
Para probar los cambios, he tenido que hacer la tarta tres veces. La primera vez la hice según las medidas que os pongo, pero a la vista de que la cantidad que salía no era para dos, si no más bien para dos familias, sobretodo si la iba a repetir, acabé disminuyendo las cantidades y haciéndola en un molde más pequeño.
Le he añadido la levadura, y le he quitado 3/4 partes del aceite (no por eso es light, que sigue llevando leche condensada y azúcar a mogollón). Y sin desmerecer la receta de mi tía, creo que esta versión queda mucho más suave y rica.




INGREDIENTES 

(para un molde rectangular de 25x15)

- 1 kg de calabaza (pesada una vez pelada, sin pepitas, y cruda)
-  bote pequeño de leche condensada (390 gr) . (Reservamos el bote, pues nos va a servir como medida del resto de ingredientes)
- 5 huevos
- 1 medida de bote de leche condensada de azúcar
- 1 medida del bote de leche condensada de harina
- 1 sobre de levadura 
- 1/4 de medida del bote de leche condensada de aceite de girasol

/



PREPARACIÓN

En primer lugar, cortamos en cuadraditos la calabaza.
La asamos bien al horno, o bien al microondas. Hasta que sea fácil chafarla con un tenedor.

Ponemos todos los ingredientes, incluida la calabaza en un bol, y lo trituramos todo.

Vertemos la mezcla en el molde escogido, y lo horneamos, con el horno  precalentado a 190º durante 45 minutos, hasta que esté doradito por fuera, y al pincharlo con un palillo éste salga limpio (aunque no seco)



Dejamos enfriar, y ya está listo.




Espero que os guste!!


NOTAS

*Para la tarta de las fotos he usado 3/5 partes de las cantidades, y he llenado un molde redondo de 18 cm de diámetro. Lo he horneado 35 minutos.
* Se le puede poner a la tarta una base de masa brisa. Yo lo he hecho así, pero mi tía no se la pone.

martes, 30 de septiembre de 2014

SAHNE APFELKUCHEN (tarta de manzana y crema)

Se ha cumplido un año desde que nos mudamos a Siegen. Y si algo he aprendido es que a esta gente le encantan los mercadillos.
Rara es la semana que no montan uno. A parte de los mercadillos de comida, y algún que otro mercadillo de los ''normales'', aquí las estrellas son sin duda los mercadillos de segunda mano.
La gente vende TODO aquello que ya no necesita. Organizan mercadillos temáticos, y mercadillos de 'aquí todo vale'.
En uno de estos últimos encontré a 1euro el libro del que he sacado esta receta. ''Backen, leicht und lecker'' (algo así como ''hornear fácil y delicioso'').  Es de 1983, y solo 12 fotos acompañan sus 300 páginas. Una de las fotos correspondía a la tarta de hoy, y cuando la vi pensé que bien valía la pena hacerla.

Es una tarta de manzana de lo más sencilla. Lleva por base una masa brisa, va rellena con manzana,y cubierta por una capa cremosa de nata. Es súper suave, de esas que se comen solas.









INGREDIENTES

(para un molde redondo desmoldable de 18 cm de diámetro)

PARA LA BASE

- 300 gr de harina
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 140 gr de azúcar en polvo
- 190 gr de mantequilla
- 1 huevo
- 1-2 cucharadas de leche


PARA EL RELLENO

- 3 manzanas medianas
- 1 cucharada de azúcar

(Para esta tarta va bien escoger unas manzanas firmes, que no suelten mucha agua. Si vemos que las manzanas que vamos a usar sueltan mucho líquido al hornearlas, tenemos que añadir a la mezcla una o dos cucharadas de almendra molida)

PARA LA COBERTURA

- 100 ml de nata
- 100 ml de sour cream (podéis substituirlo por nata)
-  1 huevo S
-  20 gr de puding en polvo (podéis encontrarlo en Lidl, o substituirlo por natillas en polvo)
-  2 cucharadas de azúcar




PREPARACIÓN

Empezamos por hacer la base. Mezclamos la harina con el bicarbonato y el azúcar. Añadimos la mantequilla, fría, cortada en cuadraditos.
Mezclamos hasta que tenga aspecto de arena mojada.
Añadimos el huevo y mezclamos bien. Añadimos una cucharada de leche, y si ya se nos ha unido toda la masa, envolvemos en film y refrigeramos entre media o una hora y media.

(La masa es un poco pegajosa, refrigerarla hace que la podamos trabajar bien)
(con las medidas para la masa da para hacer dos tartas)

Sacamos la masa de la nevera; estiramos con el rodillo la mitad. Forramos el molde escogido.
Colocamos papel de horno o de aluminio sobre la masa, y sobre el papel algún peso (garbanzos o judías secas) para que al hornearlo no suba.

Lo horneamos, con el horno precalentado a 200º durante 15 minutos.
Sacamos del horno (sin apagar el horno), y dejamos enfriar mientras preparamos el relleno.

Pelamos las manzanas, y las cortamos en trozos muy pequeños, de 1/2 cm o menos. Lo mezclamos bien con el azúcar.

Colocamos las manzanas sobre la base horneada, y apretamos bien, para que no queden huecos entre los trozos.

Batimos el huevo, y lo mezclamos con la nata,  la sour cream, los polvos de puding y el azúcar.  Mezclamos bien, y lo echamos sobre la capa de manzanas. Si las hemos cortado pequeñas, y apretado bien, la crema debería quedar por encima.

Horneamos a 200º durante 40 minutos.



El puding en polvo que me sobró lo preparé para acompañar la tarta. Y le queda genial :)



Espero que os guste!!!

viernes, 19 de septiembre de 2014

GALLETAS DOBLES DE CHOCOLATE Y MANTEQUILLA DE CACAHUETE

Estas semanas me siento extremadamente perezosa. Me cuesta un montón hacer incluso las cosas habituales, como ir a comprar, o caminar los 60 minutos que me obligo a caminar cada día, y ni os cuento ir hasta clase de alemán cargada con libros y diccionario.

Y aunque todo el mundo me dice que aproveche para hacer cosas y dormir antes de que nazca el bebé, no sé si es que mi embarazo es más terrible de lo normal, pero sinceramente, con mi enorme e inquieta tripa, ni puedo dormir, ni puedo hacer prácticamente nada.

Total, que entre todas las cosas que me cuesta un mundo hacer, está hornear. Cocino poquísimo.
Pero cuando vi estas galletas en pinterest supe que tenía que hacer el esfuerzo de hacerlas. Mantequilla de cacahuete y chocolate, una mezcla que me encanta!! Y además con solo verlas supe que tenían esa textura que me encanta, crujientitas por fuera y un poco abizcochadas cuando las muerdes.  Y además quedan monísimas con sus dos colores.





Os puedo decir que ha valido la pena el esfuerzo, he tenido que autodominarme mucho para no comerme las 40 galletas que salen. Os las recomiendo mucho mucho y mucho!!







INGREDIENTES
(para unas 40 galletas)
(receta del blog Sallys Baking Addiction)

PARA LA PARTE DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE

- 113 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 100 gr de azúcar moreno
- 50 gr de azúcar
- 1 huevo L
- 190 gr de mantequilla de cacahuete (sin trocitos)
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 175 gr de harina
- 1/4 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- chips de chocolate (tantos como queráis)




PARA LA PARTE DE CHOCOLATE 

- 113 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 100 gr de azúcar
- 100 gr de azúcar moreno
- 1 huevo L
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 140 gr de harina
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 70 gr de cacao puro en polvo
- 2 cucharadas de leche





PREPARACIÓN

Empezamos con las de mantequilla de cacahuete

Batimos la mantequilla con los azúcares, hasta que esté todo bien integrado y blanquee un poco.
Añadimos el huevo y la esencia de vainilla, y batimos lo justo para integrar.
Añadimos la mantequilla de cacahuete y mezclamos hasta que esté totalmente integrada.
Mezclamos la harina con la sal y el bicarbonato, y se lo añadimos a la mezcla anterior. Mezclamos lo justo para que todo quede bien integrado.
Añadimos los chips de chocolate, y mezclamos bien.

Envolvemos en film, y refrigeramos.

Para hacer la masa de chocolate, mezclamos la mantequilla con los azúcares hasta que esté todo bien mezclado, y la mantequilla haya blanqueado un poco.

Añadimos el huevo y la vainilla, y batimos lo justo para que quede bien mezclado.

Tenemos la harina mezclada con la sal, el bicarbonato y el cacao. Se lo añadimos a la mezcla anterior, y removemos bien, hasta que todo quede color chocolate. Añadimos las dos cucharadas de leche, que aligerarán un poco la masa, y mezclamos.

Envolvemos en film.

Refrigeramos ambas masas una hora aproximadamente. La de chocolate queda un poquito más dura que la de cacahuete.

Precalentamos el horno a 180º.

Con las manos hacemos pequeñas bolitas con la masa de mantequilla de cacahuete. Cuando tengamos varias, hacemos pequeñas bolitas con la masa de chocolate (más o menos de 1 cm o 1,5  cm)
(Ahora nos lavamos las manos, que las tendremos manchadas de chocolate). Unimos con las manos una bolita de cada, y las disponemos en la bandeja de hornear, que tendremos forrada con papel de horno. Si queréis antes de meterlas en el horno, les podéis poner unos chips de chocolate por encima, para que queden más vistosas.





Las horneamos unos 13 minutos.

Dejamos enfriar un poco en la bandeja, un par de minutos, pues salen muy blanditas. Y luego las pasamos a una rejilla y las dejamos enfriar por completo.




Espero que os gusten!!








lunes, 8 de septiembre de 2014

TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO. CON MUCHÍSIMAS FRAMBUESAS

Se acabaron definitivamente las vacaciones. Al menos para mi.

La semana pasada volvimos de pasar unas semanas en Barcelona y en Cantabria. Qué maravilla estar en la playa, comer pescado fresco, estar en sitios que me encantan y que echo de menos, escuchar idiomas que conozco a la perfección, y sobre todo ver a familiares y amigos.

Pero en fin, no se puede tener todo en esta vida, y ya estamos de vuelta en Alemania. Parece que además de las vacaciones, aquí se ha acabado el verano también, al menos el verano tal y como yo lo conozco; ese de ir en manga corta y chanclas, de bañarte en la playa, y de tomar cervezas (sin alcohol en mi caso...aix!) en terrazas.

Pero bueno, mirando la parte buena, aquí ya apetece volver a encender el horno, y más si es para hacer tartas de queso, que son mi perdición.

Hoy os traigo una increíblemente rica, de chocolate blanco, con una textura muy suave. Y coronada con un montón de frambuesas, que le dan un toque ácido delicioso.






INGREDIENTES

(para un molde redondo de 15 cm de diámetro)


PARA LA BASE

- 15 galletas medianas machacadas (yo he usado unas de mantequilla caseras que tenía por casa, podéis usar las que más os gusten)

- 35 gr de mantequilla deshecha


PARA LA TARTA DE QUESO

- 125 + 50 gr de chocolate blanco
- 200 gr de queso crema tipo philadelphia
- 1 huevo L
- 50 gr de yogur natural
- 30 gr de azúcar glass


PARA LA COBERTURA

- 75 gr de frambuesas
- 20 gr de azúcar glass
- 15 ml de agua




PREPARACIÓN

Mezclamos las galletas machacadas con la mantequilla, y apretamos la mezcla contra el fondo del molde escogido.
Reservamos en la nevera mientras hacemos el relleno



Para hacer la crema del relleno, en primer lugar deshacemos los  125 gr de chocolate blanco (yo lo hice al baño maría, podéis hacerlo en el microondas, con cuidado de que no se os queme), y reservamos.

Los otros 50 gr de chocolate blanco los rayamos o picamos en trozos muy finitos y reservamos.

Batimos un poco el queso crema, le añadimos el huevo y batimos hasta tener una mezcla homogénea.

Le añadimos el yogur junto con el azúcar glass, y removemos hasta que esté perfectamente integrado.

Le añadimos el chocolate blanco deshecho, y removemos también hasta que se integre.

Por último le añadimos el chocolate blanco picado, removemos bien.

Echamos la mezcla de la crema sobre la base de galletas, y horneamos a 175º durante 25-30 minutos.
Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.

Mientras, hacemos el coulís. Ponemos en un cazo a fuego medio las frambuesas, el azúcar y el agua, y cocemos hasta que las frambuesas puedan chafarse muy fácilmente con un tenedor.  Retiramos, trituramos (si queremos podemos colarlo, pero como era muy poquita cantidad y me gustan los tropezones, yo no lo hice) y dejamos enfriar completamente.

Echamos el coulís sobre la tarta de queso.



Yo fui a buscar las frambuesas al bosque, y volví con tantas que ya no sabía qué hacer con ellas, así que eché un buen puñado por encima de la tarta.




Las frambuesas y el chocolate blanco son una mezcla espectacular!!






Espero que os guste