viernes, 20 de febrero de 2015

TARTA DE CHOCOLATE CON LECHE Y CARAMELO SALADO

Más caramelo salado.
No puedo evitarlo, me encanta. Puedo comérmelo a cucharadas. Montones de cucharadas.
Solo hay dos soluciones: no tenerlo cerca, porque si tengo acabo con él, o hacer tartas (y compartirlas, si no estamos en las mismas) para que se acabe antes.

Así que eso hice con las dos últimas reservas de caramelo salado que cayeron en mis manos: esta tarta. Dos veces.




Base casera, chocolateada y rica en mantequilla, caramelo a montones, y chocolate con leche. Todo light, vaya.
Se puede hacer con chocolate negro, claro, pero a mi me encanta el chocolate con leche. Casi tanto como el caramelo salado.


INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

PARA LA BASE

- 150 g de harina
- 50 g de azúcar glass
- 15 g de cacao puro en polvo
- 1 pizca de sal
- 90 gr de mantequilla
- 1 yema
- 1-2 cucharadas de agua fría (opcional)


Mezclamos harina, azúcar, sal y cacao. Le añadimos la mantequilla, fría, cortada en cuadraditos, amasamos con la ayuda de un robot de cocina o con la punta de los dedos hasta que la mezcla tenga una textura como de arena de playa. Añadimos la yema, y amasamos (si lo hacemos a mano, toqueteando lo menos posible) hasta que la masa se haga bola. Si vemos que está muy seca le añadimos las cucharadas de agua (primero una, y si hace falta la otra)

Envolvemos en papel film, y dejamos reposar en la nevera, al menos media hora.

Estiramos con el rodillo, sin manipular mucho, y forramos con ella el molde que hayamos escogido (yo he usado uno redondo desmontable de 18 cm de diámetro).

Cubrimos con papel de plata, echamos encima judías o garbanzos secos para que no suba durante el horneado.

Horneamos, con el horno precalentado a 185º durante 15 minutos. Retiramos el papel de plata, y horneamos 10 minutos más. Retiramos.

PARA EL CARAMELO SALADO

(receta adaptada de este blog)

- 200 g de azúcar
- 90 gr de mantequilla con sal
- 120 ml de nata
- 1/2-1 (depende de cuan salado nos guste) cucharadita de sal

Ponemos el azúcar a fuego medio en un cazo, y sin dejar de remover esperamos a que se haya disuelto totalmente, y que coja un color ambarino. No deben quedar trozos de caramelo sólido, pero tampoco hay que llegar a quemar el azúcar, si no amargaría.

Echamos en el cazo la mantequilla, cortada en cuadraditos, y removemos bien, hasta que se integre con el caramelo. (es posible que por la diferencia de temperatura la mezcla hierva y crezca de volumen justo al echarla, hay que tener cuidado para no quemarnos)

Una vez mezclada la mantequilla, añadimos la nata (la tendremos caliente, para que nos sea más fácil integrarla) y la sal, y dejamos hervir, sin dejar de remover, aproximadamente un minuto.

Retiramos del fuego. Al enfriarse espesara más.

Reservamos.




PARA LA CAPA DE CHOCOLATE

- 200 g de chocolate con leche (uno que sea de buena calidad!)
- 175 g de nata

Calentamos la nata, antes de que rompa a hervir añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que esté totalmente disuelto e integrado. Dejamos templar.

Echamos sobre nuestra base horneada una capa generosa de caramelo (que tendremos ya frío), y después una capa generosa también de chocolate.

Dejamos reposar la tarta, para que el chocolate esté bien cuajado.Yo la dejé toda una noche en la nevera.

Antes de servir, podemos espolvorearla con sal (una sal buenecita, o al menos que sea sal gorda)




Espero que os guste!!

martes, 17 de febrero de 2015

MUG CAKE DE CHOCOLATE Y CARAMELO SALADO

Confirmado. Me encantan los mug cakes. Aprecio sobre todas las cosas lo rápido que se hacen y lo poco que manchan. Y además están ricos.

Llevo unos días de obsesión absoluta con el caramelo salado (ay madre, a ver cuando me obsesiono así con las espinacas!), y se lo echo a todo.

Así que he cogido la que debe ser una de las mejores recetas de mug cake de chocolate (que vi aquí), y le he añadido caramelo salado. A cucharadas. Por dentro y por encima. Mirad que pecaminoso queda:







Lo único un poco más laborioso es hacer el caramelo, así que si no tenéis podéis hacer tres cosas: comprarlo hecho, hacerlo vosotros mismos, o (la mejor opción en caso de no tener), pasar de él y hacer el mug de chocolate, que va a estar mortalmente bueno también.

Igualmente el viernes colgaré la receta de éste que he usado (ay de mi!...he hecho más cosas con caramelo salado).

Esta vez he puesto las medidas en tazas y cucharas medidoras también. Si váis a haceros más de uno de estos, os recomiendo que os compréis unas (seguro que en el chino tienen, igual no son las más exactas, pero os mantendrán las proporciones y ya os valen)

Y voy con la receta rápidamente, que tengo al bebé pocho y si me ausento más de diez minutos me la lía (hay que querer mucho a las madres! (Cada uno a la suya))







INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

- 1/4 de taza (30 g) de harina
- 1/4 de cucharadita de levadura
- 1 pizca de sal
- 2 cucharadas (30 g) de cacao en polvo
- 2 cucharadas (30 g) de azúcar
- 2 cucharadas (30ml) de aceite vegetal suave
- 1/4 de taza+ 1 cucharada (75 ml) de leche

- 3 cucharadas de caramelo salado (opcional, pero taaaanto mejor que sin...)


En una taza mezclamos los ingredientes secos, después añadimos los ingredientes mojados y mezclamos bien con una cucharilla.
Si vamos a añadirle caramelo salado, ponemos la mitad de la mezcla de chocolate en otra taza, dos cucharadas de caramelo, y el resto de la mezcla.
Metemos en el microondas a 700w durante 1:30 minutos.



Sacamos, dejamos enfriar unos minutos, y si queremos, podemos ponerle otra cucharada de caramelo por encima (que seguro que queremos)




Espero que os guste!!

viernes, 13 de febrero de 2015

LEMON PIE

Lleva días con ganas de hacer este clásico, y por fin la semana pasada encontré un huequecillo para ponerme a ello.

Durante mucho tiempo creí que a mi marido no le gustaba el merengue. Él afirmaba que lo aborrecía, y yo, por no comerme una tarta enterita sola, pues me abstenía de prepararla.
Pero el otro día me compré un soplete por 1,98 euros, y me moría de ganas por probarlo (a pesar de mi incredulidad, funciona!). Así que pensé que era la ocasión de hacer esta tarta, con su crema de limón y su merengue, y comerme lo que pudiera. Y lo que no pudiera, pues regalárselo a la vecina.






Cuando Javi probó la tarta me dijo que qué buena idea había sido ponerle marshmallow a la tarta de limón... (resultó ser que solo había comido merengue una vez en su vida, que lo había hecho él mismo, que no montó bien las claras, y que aquello hacía aguas... pobrecito, no sabía lo que se perdía!). Total, que yo solo me comí el trocito de las fotos, el resto de la tarta se la comió él.
Y mejor, porque lo que se coma él, no me lo como yo, y eso que le ahorro a mi silueta.







INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

PARA LA BASE

- 165 g de harina
- 50 g de azúcar glass
- la ralladura de 1 limón
- 90 g de mantequilla fría cortada en cuadraditos
- 1 yema
- 1 cucharada de agua fría

Mezclamos la harina, el azúcar glass y la ralladura de limón.
Añadimos la mantequilla y amasamos (o con un robot de cocina o con la punta de los dedos) hasta que la mezcla tenga aspecto de migas de pan.
añadimos la yema, y amasamos lo justo hasta que esté todo uniforme, si la masa está muy seca, le añadimos la cucharada de agua, para ayudar a amasar.
No hay que amasar más de lo estrictamente necesario.
Envolvemos en papel film, y la dejamos reposar como mínimo media hora en la nevera.

Con ayuda de un rodillo extendemos la masa, y cubrimos con ella el molde escogido (es mejor si es un molde desmoldable, yo he usado uno redondo de 18 cm de diámetro)8
Cubrimos la masa con papel de plata, y encima le echamos judías o alguna legumbre seca (para evitar que suba con el calor del horno)
Horneamos, con el horno precalentado a 190º durante 15 minutos.
Retiramos el papel de plata con las legumbres, y horneamos 10 minutos más.
Reservamos.






PARA LA CREMA DE RELLENO

La receta de la crema es del blog  chocolatísimo (blog que os recomiendo), y aunque os la transcribo, si os apetece hacerla podéis ver el vídeo en el que ella hace la crema aquí.

- 2 huevos
- 5 yemas
- 110 ml de zumo de limón recién exprimido
- 110 g de azúcar
- 60 g de mantequilla fría

Batimos  ligeramente los huevos y las yemas.
Añadimos el zumo de limón, mezclamos. Y añadimos el azúcar y mezclamos.
Ponemos en un bol al baño maría, y con ayuda de unas varillas removemos constantemente, hasta que la crema espese lo suficiente como para que queden marcadas las varillas a su paso.
Retiramos, y añadimos la mantequilla cortada en cuadraditos.
Removemos bien, y tapamos con papel film hasta que vayamos a usarla.

Rellenamos con esta crema nuestra base ya horneada.







PARA EL MERENGUE



- 100 g de claras

- 175 g de azúcar.


En un cazo al baño maría ponemos las claras y el azúcar.
Removemos constantemente con unas varillas.
Tenemos que tener cuidado de que la mezcla no se caliente demasiado, o se coagularían las claras (no debe pasar de 60º, aunque no hace falta termómetro, solo ir con cuidado).
Cuando el azúcar esté totalmente disuelta, dejamos enfriar la mezcla.

Batimos (con ayuda de un robot de cocina, o se nos va a poner el brazo muy cachas) hasta que el merengue esté firme.

Ya podemos decorar la tarta. Si queréis podéis tostar el merengue con un soplete, queda riquísimo!



 c


Y si os sobra algo, podéis hacer lo mismo que yo, que me quedó lo justio de cada cosa para rellenar este tarrito. Que voló en cuanto se acabó la tarta.




Espero que os guste!

martes, 10 de febrero de 2015

MUG CHOCOLATE CHIP COOKIE (Galleta en taza. En cinco minutos. En el microondas)

Seguramente habéis oído hablar de los mug cakes, esos pastelillos que se hacen en una taza, súper rápido, ensuciando súper poco,y en el microondas.

Yo la verdad no confiaba mucho en que estuvieran ricos, pero como están tan tan de moda, no he podido resistirme a probarlos.

Y si bien es cierto que no son lo mismo que un bizcocho convencional, con todos sus ingredientes, todo su proceso, y su horneado... pues la verdad es que no me han defraudado. Están ricos.
Hay recetas y recetas, algunos están más buenos que otros, pero para hacerlos en menos de cinco minutos y ensuciando solo una taza y una cucharilla, pues no están nada mal. Están muy bien, de hecho.

Además como se hacen tan rápido, tengo tiempo para ellos. Así que igual me aficiono y subo una receta de cacharritos de estos semanalmente.

Este que traigo hoy no es exactamente un mug cake, es una mug cookie que vi aquí (no es tan esponjosa como otros mug cakes porque claro, es una cookie) . Viene a ser como una galleta con chips de chocolate, pero hecha en taza. Obviamente, al no estar horneada, no tiene la parte exterior crujiente, pero está buenísima.  Y con lo poquito que se tarda en hacerla, vale la pena probarla!!







INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

- 25 ml de leche
- 30 gr de mantequilla
- 35 gr de azúcar moreno
- 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional pero muy recomendable)
- 50 gr de harina
- 20 gr de pepitas de chocolate (o chocolate picadito)

En una taza echamos la leche y la mantequilla.
Derretimos en el mciroondas (unos 15 segundos, sacamos y removemos con una cucharilla para que la mantequilla acabe de deshacerse)
Añadimos la vainilla y el azcar. Removemos.
Añadimos la mitad de la harina, removemos
Echamos las pepitas de chocolate, removemos.
Echamos lo que queda de harina, y mezclamos. Que no queden grumos.

Lo metemos en el microondas un minuto y medio.

Dejamos enfriar unos cinco minutos antes de comérnoslo (no queremos quemarnos)



Si queréis le podéis poner nata montada por encima, o chocolate fundido, o fresas... o lo que se os ocurra.





Espero que os guste!!

martes, 3 de febrero de 2015

GALLETAS DE ALMENDRA Y NARANJA CON CHOCOLATE (a lo petit écolier)

Mi primer post este año.
Aix, es que no me da el tiempo para nada!!! Alguien sabe a qué edad podré empezar a dejar al bebé solo en algún momento??
Lo máximo que me aguanta son 10 minutos (que por cierto, como dan de si 10  minutos! Resulta que se puede poner una lavadora, una secadora,  hacer la cama y secarse el pelo). Todo el resto del tiempo tengo que estar hablándole o cantándole (mientras le miro a los ojos, no creáis que pide poco) , agitando un sonajero delante de él, o distreayéndolo de cualquier otra manera que impida cualquier actividad lúdica por mi parte.
Si os preguntáis como he podido hacer estas galletas, las hice cuando estuvo aquí mi madre (ay como la echo de menos!!), lo que pasa es que hasta hoy no he podido publicar la receta.

Si no recuerdo mal las galletas estaban para morirse de buenas. Almendra y naranja, una combinación que me encanta; y además la chocolatina de chocolate con leche encima rematando. No duraron ni un día! Cómo me encantaría tener tiempo para volver a hacerlas! (y para dormir, y para maquillarme, y para ver una serie...)





Hacer este tipo de galletas es la mar de fácil. Este kit que me dejaron probar desde Silikomart incluye todo lo neceasrio. El cortador de galletas, el molde de silicona para las chocolatinas, y hasta un librito con una receta.




La vedad es que son un tipo de galletas que quedan muy resultonas, y además están riquísimas. Chocolate con galletas. A ver qiuén puede resistirse.




INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

- 150 g de harina
- 75 g de almendra molida
- ralladura muy fina de 1 naranja
- 75 gr de azúcar glass
- 75 gr de mantequilla
.- 1 yema

- 200 g de chocolate con leche







Preparamos primero las chocolatinas. Deshacemos el chocolate (al microondas o al baño maría), lo atemperamos (esto es opcional), y rellenamos con él los moldes. Dejamos solidificar.

Batimos la mantequilla, que estará a temperatura ambiente, junto con el azúcar glass, lo justo hasta que quede mezclado.
Añadimos la yema, y batimos unos diez segundos.
Tendremos la harina mezclada con la almendra y la ralladura de naranja. Se lo añadimos a nuestra pasta, y mezclamos.
Amasamos hasta que nos quede una ma

sa lisa, que envolvemos en film, y dejamos reposar diez minutos.
Estiramos la masa sobre un papel de hornear, y la metemos en la nevera durante media hora.

La sacamos, cortamos las galletas, y las horneamos a 185º, con el horno preclamentado, durante 8-10 minutos.

Las dejamos enfriar, y pegamos las chocolatinas a la galleta con un poco de chocolate deshecho.



Espero que os gusten!!


miércoles, 24 de diciembre de 2014

POLVORONES Y FELIZ NAVIDAD!!!

Esta es mi primera navidad lejos de casa. Y es que con Mirzet tan pequeño y el pasaporte de Frusty sin estar al día, hemos decidido quedarnos aquí, y bajar a Barcelona ya en enero.

Y aunque vamos a echar de menos a la familia, he decidido que vamos a sentirnos en casa aunque estemos tan lejos.

Y entre otras cosas, he preparado polvorones. Un dulce que allí está por todas partes, y que aquí no encuentro.  Y me alegro de no haberlos encontrado en tiendas, porque los he preparado y MADRE MÍA!!!! No tienen nada que ver con los comprados. Están espectaculares!!

La receta es de mi amiga Lourdes, de Mi cocina (recetas sencillas). Yo con su permiso, la he tuneado un poquito, y este ha sido el resultado:




Polvorones de limón y canela, polvorones de naranja, jengibre y cardamomo, y, para mi los mejores: polvorones de nutella.



Es una preparación sencilla, así que aún estáis a tiempo de prepararlos para estas fiestas

INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

POLVORONES DE NUTELLA

(para 9 polvorones)

- 150 gr de harina
- 60 gr de azúcar glass
- 10 gr de cacao puro en polvo
- 40 gr de manteca de cerdo
- 100 gr de nutella

Precalentamos el horno a 175º.
Disponemos la harina sobre la bandeja del horno, bien esparcida (mejor si es sobre un papel de hornear, más cómodo), y la metemos 10 minutos. La sacamos, la removemos bien con una espátula de silicona, y la volvemos a meter en el horno diez minutos más. La sacamos otra vez, volvemos a remover la harina, y otros diez minutos en el horno.

La harina debe adquirir un color ligeramente  tostado. A mi me hicieron falta  30 minutos en total, pero id vigilándola.

Mezclamos la harina con el azúcar glass, el cacao, y tamizamos. Añadimos la manteca y la nutella.
Y amasamos bien, hasta que tengamos una masa totalmente uniforme.

Enharinamos la encimera, y con ayuda de un rodillo (también un poco enharinado) estiramos la masa, que nos quede de un grosor de  1,5 cm.
Con ayuda de un cortapastas le damos forma a nuestros polvorones, y los vamos depositando sobre la bandeja de hornear (que tendremos cubierta con papel de horno).
Y horneamos a 175º, 8 minutos.
Los sacamos, y los dejamos templar antes de tocarlos, porque hasta que se enfrían son demasiado blanditos y delicados para tocarlos




POLVORONES DE LIMÓN

(para   8 polvorones)

- 150 gr de harina
- 60 gr de azúcar glass
- 85 gr de manteca de cerdo
- ralladura de 1 limón
- 1/2  cucharadita de canela molida
-  1 cucharadita de zumo de limón

POLVORONES DE NARANJA, JENGIBRE Y CARDAMOMO

(para 8 polvorones)

- 150 gr de harina
- 60 gr de azúcar glass
- 85 gr de manteca de cerdo
- ralladura de 1/ 2 naranja
- 1/4 cucharadita de cardamomo molido
- 1/2 cucharadita de jengibre molido, o unos 2 gr de jengibre fresco rallado finito
- 1 cucharadita de zumo de naranja



Estos dos tienen la misma preparación, muy similar a los polvorones de nutella, pero con más tiempo de horno.

Precalentamos el horno a 175º.
Disponemos la harina sobre la bandeja del horno, bien esparcida (mejor si es sobre un papel de hornear, más cómodo), y la metemos 10 minutos. La sacamos, la removemos bien con una espátula de silicona, y la volvemos a meter en el horno diez minutos más. La sacamos otra vez, volvemos a remover la harina, y otros diez minutos en el horno.

La harina debe adquirir un color ligeramente  tostado. A mi me hicieron falta  30 minutos en total, pero id vigilándola.

Mezclamos la harina con el azúcar glass, y las tamizamos.
Añadimos la manteca y el resto de ingredientes.

Amasamos hasta tener una masa homogénea.

Enharinamos la encimera, y con ayuda de un rodillo (también un poco enharinado) estiramos la masa, que nos quede de un grosor de  1,5 cm.
Con ayuda de un cortapastas le damos forma a nuestros polvorones, y los vamos depositando sobre la bandeja de hornear (que tendremos cubierta con papel de horno).
Y horneamos a 175º, 20 minutos.
Los sacamos cuando veamos que justo empiezan a dorarse un poco, y los dejamos templar antes de tocarlos, porque hasta que se enfrían son demasiado blanditos y delicados para tocarlos




Como hay quién dice que estos dulces son muy empalagosos (entre ellos mi marido) he hecho una versión súper mini




Me he quitado el anillo para que comparéis la medida. Con este tamaño, nadie puede negarse a comerse un par ( o una docena!). Solo tenéis que cortarlos con una boquilla de manga pastelera.


 


Y si queréis podéis envolverlos en un papel monín (previamente envueltos en papel de hornear, por eso de que está en contacto con la comida...), y ya está. Nada que envidiar a los comprados. De hecho, mucho mejores!!!!!




Os deseo que paséis unas felices fiestas junto a los vuestros. Disfrutad mucho de estos días!!





viernes, 19 de diciembre de 2014

GOFRES BELGAS

Vivo a escasas dos horas de Bélgica. Eso es bueno por varios motivos. Uno de los principales son los gofres. Me encantan!!
Pero aunque no hay visita al país vecino en la que no me coma uno (o dos, o cinco), dos horas de ida y dos de vuelta es algo un poco excesivo cada vez que quiero un gofre.
Así que normalmente cuando quiero uno, me lo preparo yo.

He dado con una receta que me gusta mucho muchísimo. Igual no tiene el mismo encanto comérmelo en casa que en la plaza Real de Bruselas, pero están igual de buenos.




Los he preparado con mi gofrera, que es de esas redondas que hacen los gofres finitos, y están ricos.



Pero para esta receta me gusta más como quedan en formato gofre gordito (el formato de toda la vida, vaya); así que me alegré cuando desde silikomart me propusieron trabajar con este molde de silicona



Así puedo hacer gofres de los de toda la vida sin necesidad de comprarme una (otra) gofrera. Se mete en el horno sin problemas; se usa fácil, se limpia fácil, y ocupa poco; y sobretodo esto último me viene de perlas. Quién no come gofres, es porqué no quiere.


INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

- 4.5 gr de levadura de panadería
- 40 ml de leche templada
- 1 1/2 cucharada de azúcar
- 145 gr de harina
- 2 huevos M
- 100 gr de mantequilla
- 75 gr de azúcar moreno

Disolvemos la levadura en la leche, añadimos el azúcar y removemos bien.  Dejamos reposar unos 15 minutos. Nos tienen que salir burbujitas en la superficie, eso es que levadura está actuando.

Mezclamos la harina con la masa de la levadura. Como hay mucha harina no quedará homogeneo, deberá quedarnos algo así




Añadimos los huevos, uno a uno, y amasamos bien, hasta que estén integrados. 

Añadimos la mantequilla cortada en cuadraditos pequeños,  y amasamos hasta que no quede ningún resto de mantequilla visible en la masa. Deberá quedarnos algo así.





Dejamos reposar la masa 30-45 minutos.

Añasimos el azúcar moreno, y lo distribuimos bien por la masa.

Precalentamos el horno a 175º mientras la masa reposa.

Rellenamos nuestro molde (la masa es muy pegajosa y poco líquida, así procuramos poner la misma cantidad para cada gofre y nos ayudamos con una espátula para aplanar un poco la superficie, pero no hace falta que quede perfecto)

Horneamos 10-15 ,minutos.

Desmoldamos con cuidado, y volvemos a meter los gofres en el horno para que acaben de dorarse por arriba.



La masa puede parecer un poco trabajosa al llevar tiempos de espera, pero no es nada complicada, y vale la pena el esfuerzo. El sabor es delicioso!!!
Estos gofres cuanto antes nos los comamos mejor, están buenísimos en caliente también. 
Si los vamos a hacer de un día para otro, pierden esponjosidad. Si nos sobra alguno y lo queremos para el día siguiente, os recomiendo calentarlo un poco antes de comerlo.


Podemos acompañarlos de nata y nutella, y ya tenemos la merienda perfecta.




Espero que os gusten!