viernes, 20 de febrero de 2015

TARTA DE CHOCOLATE CON LECHE Y CARAMELO SALADO

Más caramelo salado.
No puedo evitarlo, me encanta. Puedo comérmelo a cucharadas. Montones de cucharadas.
Solo hay dos soluciones: no tenerlo cerca, porque si tengo acabo con él, o hacer tartas (y compartirlas, si no estamos en las mismas) para que se acabe antes.

Así que eso hice con las dos últimas reservas de caramelo salado que cayeron en mis manos: esta tarta. Dos veces.




Base casera, chocolateada y rica en mantequilla, caramelo a montones, y chocolate con leche. Todo light, vaya.
Se puede hacer con chocolate negro, claro, pero a mi me encanta el chocolate con leche. Casi tanto como el caramelo salado.


INGREDIENTES Y PREPARACIÓN

PARA LA BASE

- 150 g de harina
- 50 g de azúcar glass
- 15 g de cacao puro en polvo
- 1 pizca de sal
- 90 gr de mantequilla
- 1 yema
- 1-2 cucharadas de agua fría (opcional)


Mezclamos harina, azúcar, sal y cacao. Le añadimos la mantequilla, fría, cortada en cuadraditos, amasamos con la ayuda de un robot de cocina o con la punta de los dedos hasta que la mezcla tenga una textura como de arena de playa. Añadimos la yema, y amasamos (si lo hacemos a mano, toqueteando lo menos posible) hasta que la masa se haga bola. Si vemos que está muy seca le añadimos las cucharadas de agua (primero una, y si hace falta la otra)

Envolvemos en papel film, y dejamos reposar en la nevera, al menos media hora.

Estiramos con el rodillo, sin manipular mucho, y forramos con ella el molde que hayamos escogido (yo he usado uno redondo desmontable de 18 cm de diámetro).

Cubrimos con papel de plata, echamos encima judías o garbanzos secos para que no suba durante el horneado.

Horneamos, con el horno precalentado a 185º durante 15 minutos. Retiramos el papel de plata, y horneamos 10 minutos más. Retiramos.

PARA EL CARAMELO SALADO

(receta adaptada de este blog)

- 200 g de azúcar
- 90 gr de mantequilla con sal
- 120 ml de nata
- 1/2-1 (depende de cuan salado nos guste) cucharadita de sal

Ponemos el azúcar a fuego medio en un cazo, y sin dejar de remover esperamos a que se haya disuelto totalmente, y que coja un color ambarino. No deben quedar trozos de caramelo sólido, pero tampoco hay que llegar a quemar el azúcar, si no amargaría.

Echamos en el cazo la mantequilla, cortada en cuadraditos, y removemos bien, hasta que se integre con el caramelo. (es posible que por la diferencia de temperatura la mezcla hierva y crezca de volumen justo al echarla, hay que tener cuidado para no quemarnos)

Una vez mezclada la mantequilla, añadimos la nata (la tendremos caliente, para que nos sea más fácil integrarla) y la sal, y dejamos hervir, sin dejar de remover, aproximadamente un minuto.

Retiramos del fuego. Al enfriarse espesara más.

Reservamos.




PARA LA CAPA DE CHOCOLATE

- 200 g de chocolate con leche (uno que sea de buena calidad!)
- 175 g de nata

Calentamos la nata, antes de que rompa a hervir añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que esté totalmente disuelto e integrado. Dejamos templar.

Echamos sobre nuestra base horneada una capa generosa de caramelo (que tendremos ya frío), y después una capa generosa también de chocolate.

Dejamos reposar la tarta, para que el chocolate esté bien cuajado.Yo la dejé toda una noche en la nevera.

Antes de servir, podemos espolvorearla con sal (una sal buenecita, o al menos que sea sal gorda)




Espero que os guste!!

9 comentarios:

  1. Pero de vicio total.... madre mia que pinta!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Ficou uma verdadeira delicia eu adoro esse caramelo
    bj

    ResponderEliminar
  3. Ummmmm se me hace la boca agua¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  4. Que pinta tiene! Me guardo la receta!
    Mil gracias!

    ResponderEliminar
  5. me encanta esa tarta, se me hace la boca agua de verla, un beso

    ResponderEliminar
  6. Gracias gracias!! Próxima receta para hacer

    ResponderEliminar
  7. Gracias gracias!! Próxima receta para hacer

    ResponderEliminar
  8. Se hace la boca agua, qué exquisitez!! Espero que tu peque esté bien, seguro que muy grande. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar